La estructura de nuestra empresa, a nivel organizativo, la resumimos en un organigrama muy sencillo:
al frente de cada uno de los Departamentos en que hemos ido estructurando la empresa, destacamos las cualidades de sus Responsables así como la del personal que trabaja a su cargo.
Dentro de cada actividad se hace una cuidad selección inicial de aquellas personas que se adaptan al perfil ideado de cada puesto de trabajo.
A partir de este punto, la persona se va formando en las características de su puesto de trabajo, con lo que hemos conseguido, a lo largo del tiempo, una adaptación idónea entre el trabajador y su puesto, que redunda en la calidad de los trabajos realizados.